¿Cómo ayudo a mi hijo distraido?

Hoy lo de moda es que los maestros diagnostiquen a los niños. Sin embargo, la mayoría de las veces la solución es sencilla y podemos intentar algunas cosas antes de pasar con el especialista. Nuestro hijo mayor se distrae fácilmente y para algunas cosas no le es fácil concentrarse, sin embargo en los temas que le atraen está muy atento e inevitablemente esta situación afecta su rendimiento escolar.

Entendemos que él no es culpable de esta situación, por lo que sería injusto y poco conveniente regañarlo, pues lo único que lograríamos es que se sintiera culpable por sus fracasos.

Lo recomendable en estos casos es ayudarlo a que mejore su capacidad para concentrarse y que sus periodos de atención sean mejores y más prolongados, tanto en el salón de clases como fuera de él. Estas son algunas recomendaciones a que a nosotros nos han funcionado:

  1. Los niños necesitan de diez a doce horas de sueño, asegurate que duerma lo suficiente.
  2. Siempre que hables con él, hagan contacto visual. así tendrás toda su atención. Si le das una instrucción veanse a los ojos y pídele que te repita la instrucción que le acabas de dar.
  3. Evita en lo posible la presencia de distractores a su alrededor cuando realice sus tareas: sus juguetes, un teléfono, tableta o televisión incluso hermanos jugando cerca.
  4. Crea rutinas. Es importante que tu hijo tenga horarios para hacer sus tareas diariamente: hora del baño, hora de tarea, hora de cena.
  5. Cuando haga su tarea, procura que empiece por los ejercicios más complicados, evitando dejarlos para el final, cuando ya está más cansado.
  6. Al ver una película los niños por lo regular te están explicando en tiempo real lo que ocurre, permite que lo haga. También pregúntale sobre alguna actividad que haya tenido en el día:¿qué platicaste con la abuela?¿que comiste con ella?¿que ejercicios hicieron en la clase de deportes? Estos son ejercicios mentales que le ayudarán con su concentración y memoria.
  7. Incúlcale el gusto por juegos de mesa; preferentemente aquellos en los que ejercite su memoria.

Esperamos que te sean de utilidad estos tips. Nadie nos prepara para ser padres. Debemos ser pacientes, los hijos requieren mucha dedicación y estar concientes de que el hijo o el padre perfecto no existe. Cada uno hace su mejo esfuerzo.


octubre 31, 2016